Día Mundial contra la Hepatitis 2019

Este año, la OMS decidió adoptar el lema “Es hora de invertir en la eliminación de las hepatitis” y centrarse en la necesidad de incrementar el financiamiento para los servicios de prevención, prueba, tratamiento y atención de la hepatitis en el contexto de la cobertura universal de salud.

La campaña de este año puede ayudar a alcanzar los siguientes objetivos:

  • Instar a los responsables de las políticas nacionales y regionales a aumentar los compromisos políticos y económicos para que haya una respuesta a las hepatitis.
  • Destacar los nuevos estimados de costos de la OMS sobre la eliminación de la hepatitis en el contexto de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) relacionados con la salud y la cobertura universal de salud para el 2030.
  • Alentar a las personas a buscar acceso a los servicios de prevención, prueba y tratamiento de las hepatitis.

Se alienta a todas las oficinas regionales de la OMS y a las representaciones en los países a invitar a los ministerios de salud y las organizaciones asociadas para que se unan a la celebración del Día Mundial contra las Hepatitis.

Cabe destacar que la Alianza Mundial contra la Hepatitis, organización que agrupa a distintos organismos de defensa de los pacientes y que es uno de nuestros asociados clave, estará promoviendo la campaña “Encontrar a los millones faltantes” que se inició en el 2018. El eje central de esta campaña (los servicios de prueba y diagnóstico de la hepatitis) aborda uno de los principales obstáculos para el logro de la eliminación, y concuerda con las metas generales de promoción de la causa.

Por qué necesitamos el Día Mundial contra la Hepatitis: tema y objetivos

Desde el 2011, cada 28 de julio se celebra el Día Mundial contra la Hepatitis, una de las nueve campañas emblemáticas de salud que la OMS organiza anualmente. Esta fecha se eligió por ser el cumpleaños del doctor Baruch Blumberg, científico ganador del premio de Nobel que descubrió el virus de la hepatitis B (VHB) y desarrolló pruebas para detectar el virus y vacunas contra la enfermedad.
Después de la publicación de la Estrategia mundial del sector de la salud contra las hepatitis víricas, 2016-2021, que incluye metas sobre la eliminación de la enfermedad para el 2030, las campañas por el Día Mundial contra la Hepatitis han tenido un tema general común: “Eliminar la hepatitis”. Al mismo tiempo, cada año se hace hincapié en un tema específico nuevo para crear conciencia e instar a emprender las medidas necesarias para lograr las metas mundiales.

Público destinatario

Recomendamos que como parte de la campaña se diseñen mensajes, materiales y eventos dirigidos a los siguientes públicos, puesto que cada uno tiene un papel específico en los esfuerzos para cambiar la respuesta frente a las hepatitis virales.

  1. Responsables de políticas: En este grupo se incluye a las personas responsables de tomar decisiones que ocupan cargos de alto nivel, como los presidentes, los primeros ministros y los ministros de salud y de otros sectores relacionados, como finanzas, educación y trabajo. También se consideran responsables de políticas a ciertos trabajadores del sector de la salud como los directores de programas, pues definen las políticas que afectan e influyen las vidas de las personas con hepatitis.
  2. Público en general: Uno de los principales objetivos de un día mundial dedicado a las hepatitis virales es promover una mayor conciencia y educación en el público en general. Como parte de las actividades es importante usar mensajes y productos sencillos y accesibles para informar a las personas afectadas, y promover que todos acudan a los servicios de prevención, prueba y tratamiento de la hepatitis.
  3. Personal de salud: Constituye un público especial, pues es uno de los grupos más vulnerables frente al virus de la hepatitis B. Además, tiene una participación clave en la prestación de servicios de prevención, prueba y tratamiento.
  4. Medios: La elevada carga que tienen las hepatitis virales en todo el mundo pone de relieve una falta de visibilidad y de asociaciones a escala mundial. La OMS recomienda fomentar una mayor cobertura y participación de los medios de comunicación por medio de diversos asociados mundiales, regionales y nacionales en la respuesta a las hepatitis virales.
  5. Asociados: La eliminación de las hepatitis virales requiere asociaciones sólidas a escala mundial, regional y nacional. Hasta el presente, pocos donantes internacionales han invertido en actividades relacionadas con las hepatitis virales a nivel mundial, aunque hay que destacar el apoyo significativo que ha prestado la Unitaid. El Día Mundial contra la Hepatitis 2019 brinda una magnífica oportunidad para mostrar la inspiradora labor que se realiza con los países y las comunidades y abogar por la participación de más asociados.

El objetivo de la información que se incluye en este resumen es orientar a los representantes y el personal de la OPS/OMS al planificar sus actividades de comunicación. Es muy importante que las personas que viven con hepatitis o se ven afectadas por esta enfermedad participen en todas las campañas y los eventos. Los mensajes y productos incluidos en este resumen son indicativos y deben revisarse y rediseñarse conjuntamente con las comunidades, para reflejar las necesidades del país y la Región.

Mensajes clave

Los 10 mensajes más importantes para los responsables de políticas

  • Las hepatitis virales B y C se encuentran entre las enfermedades infecciosas que causan más muertes en el mundo, pero la mayor parte de los líderes mundiales y del público en general no lo saben. Las hepatitis virales B y C afectan a 325 millones de personas en todo el mundo, y cada año causan cerca de 1,4 millones de muertes. Ocupan, tras la tuberculosis, la segunda posición entre las enfermedades infecciosas más letales; además, el número de personas con hepatitis es 9 veces mayor que el de personas infectadas por el VIH. El número de muertes por hepatitis se ha incrementado en los últimos 20 años, lo que representa un indicio de la falta de concientización y acción a escala mundial, en especial entre los responsables de tomar decisiones que ocupan los cargos más altos.
  • Es mucho lo que se puede hacer, puesto que la hepatitis puede prevenirse, diagnosticarse, tratarse y controlarse de manera satisfactoria. La vacuna contra la hepatitis B tiene una efectividad de 98% a 100% en cuanto a la prevención de nuevas infecciones, lo que quiere decir que las personas deben realizarse la prueba y, si tienen un resultado positivo y cumplen los criterios, pueden recibir tratamiento de por vida. En el caso de la hepatitis C, las personas pueden curarse con un tratamiento sencillo de 2 a 3 meses con los antivirales de acción directa.
  • Sin embargo, la mayoría de las personas que viven con hepatitis —más de 80%— no tiene acceso a las pruebas ni al tratamiento. En el 2016, solo 10% de las personas con hepatitis B (27 millones) conocían su estado con respecto a la infección. De las personas diagnosticadas, solo 17% (4,5 millones) recibían tratamiento. En el caso de la hepatitis C, en el 2017 19% (13,1 millones) conocían su estado con respecto a la infección, de los cuales 15% (2 millones) recibieron tratamiento y se curaron ese mismo año. En términos generales, entre el 2014 y el 2017, 5 millones de personas recibieron tratamiento contra la hepatitis C en todo el mundo.
  • Al mismo tiempo, las personas siguen contrayendo la infección debido a la falta de servicios de prevención. En el 2017, 1,1 millones de personas contrajeron la infección por primera vez y desarrollaron hepatitis B crónica; además, hubo 1,75 millones de personas con hepatitis C crónica. En conjunto, las hepatitis B y C tienen el mayor número de casos nuevos entre las enfermedades infecciosas graves como la infección por el VIH y la tuberculosis. Se requieren urgentemente medidas para reducir los daños, mejorar los servicios de sangre y control de infecciones e intensificar las actividades de vacunación contra la hepatitis B.
  • Para lograr la eliminación de la hepatitis para el año 2030 será necesario incrementar el financiamiento de los servicios de prevención, prueba y tratamiento de la hepatitis, como parte de la cobertura universal de salud. En un análisis de costos realizado recientemente por la OMS se subraya que para lograr las metas de eliminación de la hepatitis se necesitará un financiamiento de US$ 6.000 millones por año en los países de ingreso mediano bajo entre los años 2016 y 2030. Este análisis guarda consonancia con el análisis sobre la factura sanitaria de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, elaborado por la OMS en el 2017. En el 2016 solo se invirtieron US$ 500 millones, y el grueso de esa cantidad era financiamiento interno.
  • Los países deben lograr que los planes nacionales de prueba y tratamiento de la hepatitis incluyan inversiones y fondos específicos para esta enfermedad. Para abril del 2019, 124 países habían elaborado o estaban elaborando planes y estrategias nacionales relacionados con la hepatitis. Sin embargo, muchos de estos planes carecen de financiamiento. En el 2017, solo 58% de los 82 países de ingreso mediano bajo que presentan informes habían incluido financiamiento interno en los planes nacionales para combatir la hepatitis. Es posible lograr un mayor progreso cuando los países invierten en servicios de prueba y tratamiento de la hepatitis.
  • Los países deben procurar obtener medicamentos y medios de diagnóstico a precios óptimos. De acuerdo con los análisis más recientes de la OMS, las pruebas y el tratamiento de la hepatitis son intervenciones de gran impacto que pueden ayudar a los países a acelerar el progreso hacia la cobertura universal de salud. Sin embargo, los precios de los medicamentos y las pruebas son muy desiguales; en algunos países pueden ser muy costosos. Por ejemplo, en algunos países de ingresos altos los medicamentos para tratar la hepatitis C pueden costar hasta US$ 120 000, mientras que en Pakistán el mismo tratamiento curativo puede obtenerse por US$ 15. Los países y los asociados deben colaborar para obtener medios de diagnóstico y medicamentos para la hepatitis a precios óptimos, de manera que más personas tengan acceso a ellos.
  • Invertir en la hepatitis es una decisión inteligente si se desean resultados más amplios en materia de salud. Invertir en la eliminación de la hepatitis incrementaría en 1,5% el precio de la factura sanitaria a nivel mundial, pero tales inversiones generarían un rendimiento mayor en forma de mejores resultados generales de salud. Asignar fondos a los servicios de prueba y tratamiento de la hepatitis como parte de los esfuerzos en pro de la cobertura universal de salud puede reducir en 5% el número de muertes en todo el mundo y aumentar aproximadamente en 10% el número de años de vida sana para el 2030.
  • Invertir en los servicios de prueba y tratamiento de la hepatitis implica prevenir el cáncer de hígado. Las infecciones crónicas por los virus de las hepatitis B y C pueden mantenerse asintomáticas por mucho tiempo, a veces por años o incluso décadas. Estas infecciones generan daños hepáticos de forma lenta y silenciosa que, con el tiempo, son la causa de cáncer. Más de 60% de los casos de cáncer de hígado se deben a que la prueba y el tratamiento de las infecciones por los virus de las hepatitis B y C se hicieron de manera tardía. Dos terceras partes de los casos de cáncer de hígado se deben al virus de la hepatitis B; el otro tercio, al virus de la hepatitis C.
  • En el Día Mundial contra la Hepatitis 2019, únase a la causa para ayudar a 325 millones de personas. Ponga fin a la ignorancia y la falta de interés en torno a las hepatitis virales: difunda información al respecto. Infórmese y eduque a los demás para que aprendan sobre los riesgos de las hepatitis virales y el acceso a los servicios de prueba. Si le han diagnosticado hepatitis B o C, hable con profesionales de la salud acerca de posibilidades de tratamiento, seguimiento o cura. Si se detecta temprano, puede evitar los riesgos relacionados con enfermedades crónicas y cargas financieras para usted y su familia. Actúe ahora mismo.

www.paho.org

Cursos FOPBA

La Federación Odontológica realiza Talleres y Cursos Teórico-Práctico para el desarrollo y la formación del odontólogo. Estos cursos se realizan en la sede central de FOPBA o en algunas de las Entidades Primarias que la componen.

Para más información comunicarse con su Entidad Primaria o a través de los mails de los referentes de cada curso.

Atención Especializada

Desde abril del 2017 estamos llevando a cabo la capacitación de profesionales para la atención de personas con discapacidad.

Atencion Especializada

Implantología

Cursos que incluye: teórico con práctica, workshop de cirugías de implantes, presentación de casos clínicos y ateneos, evaluación final con examen y presentación de casos clínicos integrador final.

Prevencion

Estomatología

Curso bianual 2017-2018. Se realiza en Fopba a partir del mes de abril, finalizando el 3 de noviembre. Algunos temas vistos en el primer año: Sifilis. Manifestaciones bucales de HIV y HPV

  • Dictado por el Dr. Ricardo Sforza
  • Coordinación: Dra. Griselda Tejo
  • Colaboración: Dras. Fernanda Sforza y Nora Rigada
Cursos

67 Circulos

Conforman la FOPBA.

Casi 7.000 odontólogos distribuidos en toda la Provincia de Buenos Aires.